Publicado el

Minoxidil y Finasteride para el tratamiento de la alopecia

Si te preocupa la pérdida de cabello, probablemente sepas de la existencia de los fármacos minoxidil y finasteride, muy populares para combatir la calvicie. Además, ambos están avalados por la FDA (Agencia de Alimentos y Medicamentos) para el tratamiento de la alopecia androgenética. ¿En qué consiste cada uno? ¿En qué se diferencian? A continuación, trataremos de resolver estas cuestiones.

Hoy en día podemos encontrar en el mercado múltiples productos para combatir la alopecia. Eso sí, la mayoría de ellos no han sido capaces de demostrar su eficacia. En este contexto, hay dos medicamentos que destacan y que sí han dado resultados satisfactorios en individuos que sufren la caída del cabello. Vamos a ver las características de Minoxidil y Finasteride.

Minoxidil

El Minoxidil es una loción que se aplica directamente sobre la zona a tratar del cuero cabelludo. Al ser un producto que se administra por vía tópica, normalmente es el primero que utilizan los hombres preocupados por la caída de su cabello.

En un principio se comercializaba como un medicamento para regular la hipertensión, aunque los usuarios enseguida se percataron de que estimulaba el crecimiento capilar.

A día de hoy no se sabe con exactitud la razón de que Minoxidil tenga ese efecto sobre el cabello, si bien la comunidad de expertos opina que este fármaco inhibe la acción negativa del calcio, responsable de la pérdida del cabello.

Para lograr el mejor resultado, se recomienda aplicarlo dos veces al día sobre el área que se desee tratar. Es una loción que debe utilizarse de por vida, ya que, si se suspende el tratamiento, a las pocas semanas volverá a perderse el pelo recuperado.

Finasteride

El Finasteride es otra solución para la calvicie. La primera diferencia con el Minoxidil la encontramos en el modo de presentación, pues es un medicamento que se administra de manera oral.

Un dato importante es que las mujeres no pueden tomar estos comprimidos, a causa de los daños que podrían ocasionar en caso de embarazo. El Finasteride actúa minimizando los niveles de dihidrotestosterona (DHT), que interviene en la destrucción de los folículos pilosos. Al igual que el Minoxidil, el Finasteride debe tomarse de por vida y a diario. Los primeros resultados aparecerán entre los primeros tres y seis meses.

Como desventaja de la ingesta de este fármaco, señalar que, en ocasiones, puede producir eyaculación precoz o disfunción eréctil. No obstante, estos posibles efectos secundarios desaparecerán inmediatamente tras suspender el tratamiento.

Minoxidil y Finasteride: ¿cuál elegir?

Hay que tener presente que ambos fármacos no son excluyentes. De hecho, son muchos los hombres que los combinan para potenciar su eficacia.

Por lo general, se comienza utilizando Minoxidil. Este debe aplicarse un par de veces al día para empezar a observar resultados. También es frecuente que las personas terminen por abandonarlo al no ver resultados al cabo del primer mes.

Como en todo, se recomienda tener paciencia y, sobre todo, visitar a un especialista y seguir sus indicaciones. Recuerda que ambos tratamientos para la calvicie requieren de unos meses antes de obtener los primeros frutos. La constancia, en este caso, será tu mejor aliado.

Usar un aliado estético mientras hacemos el tratamiento capilar

Mientras pruebas el tratamiento para comprobar resultados, es compatible utilizar un maquillaje capilar. Estos maquillajes están siendo cada vez mas populares entre los usuarios.

La razón es que se aplican en un tiempo muy reducido (20-40 segundos dependiendo del caso) y sus resultados estéticos son inmediatos y notables.

No promueven que nazca nuevo pelo ni van a durar sus efectos a lo largo del tiempo. Los efectos desaparecen al lavarse el pelo con champú.

Sin embargo es totalmente inovensivo para el pelo y es compatible con minoxidil y finasteride.

Esto hace que sea una buena opción probar si este producto tan curioso es valido para nuestro caso. Puedes consultar unas opiniones de fibras capilares y conocer la gama de productos de fibras capilares para juzgar por ti mismo si es o no es una ayuda para ti.

Lo que tienes que tener presente es que si utilizas fibras capilares, no debes acomodarte y dejar de usar minoxidil y finasteride. Sabemos que esto es bastante común ya que al llevar aplicado el maquillaje capilar, se tiene la sensación de no necesitar ya el tratamiento. Se constante y paciente. Crea una rutina de hábitos de cuidado del cabello según tus necesidades y obtendrás resultados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *