Publicado el

Qué es la fragilidad capilar y cómo combatirla

Existen diversos factores que hacen que el cabello se vuelva débil y frágil. La genética, el ritmo de vida o los hábitos alimentarios son algunos de ellos. Si has notado que últimamente tu pelo se rompe con facilidad, en primer lugar deberías evaluar las causas. Una vez identificadas, lo siguiente es aprender a combatir la fragilidad capilar. Te damos algunas claves.

Es normal perder aproximadamente 100 cabellos diarios, pero si sufres fragilidad capilar esta cifra será ostensiblemente mayor. Tener el pelo débil puede afectar a la imagen exterior del individuo, ya que se traduce en la caída anormal de cabello. ¿Cómo se manifiesta? En el caso de los hombres, los primeros signos serán la aparición de entradas e, incluso, la pérdida total del pelo. Si eres mujer, observarás que la densidad capilar en el cuero cabelludo es visiblemente menor.

Las causas de la fragilidad capilar

El cabello frágil es la antesala de la calvicie, ya que la debilidad capilar conduce de manera irremediable a la pérdida de pelo. Una de las principales causas de este problema es la genética. Si hay antecedentes de alopecia en tu familia, lo más probable es que, tarde o temprano, te toque a ti.

Sin embargo, la fragilidad capilar también puede ser consecuencia del estilo de vida. El estrés, la ansiedad y una mala alimentación son los peores enemigos del cabello.

La irritación del cuero cabelludo es otra de las posibles causas. Cuando la piel que rodea los folículos de pelo se inflama, entonces la raíz del pelo se debilita y es más propenso a caerse.

En el caso de las mujeres, otros factores que influyen son la anemia o la menopausia. Es más, a partir de los 45 años es normal que el cabello se vuelva más fino.

Cómo tratar la fragilidad del cabello

Para conseguir una melena más fuerte y sana, hay algunos sencillos hábitos que puedes adquirir en tu día a día.

En primer lugar, asegúrate de que estás ingiriendo la cantidad de vitaminas y minerales (vitaminas A, C, D y H, hierro, etc.) que necesita tu organismo. No olvides incluir al menos cinco piezas de fruta en tu alimentación diaria y, por supuesto, beber dos litros de agua. De esta forma, tu organismo se mantendrá hidratado y, por ende, tu cabello.

La higiene del pelo es esencial y no se debe pecar ni por exceso ni por defecto. Recuerda no aclararte con agua demasiado caliente y evitar, en lo posible, geles y lacas, que contribuyen a resecarlo. Por supuesto, usa champús adecuados a tu tipo de cabello.

Además, tienes la opción de disimular la pérdida de pelo con las fibras capilares KFP, fabricadas con queratina y que se adhieren a tu propio cabello logrando un resultado 100% natural.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *