Publicado el

La estructura del pelo: ¿de qué está hecho tu cabello?

Conocer la estructura del pelo es fundamental para escoger con acierto los productos para el cuidado del cabello. De esta manera, sabremos cómo tratarlo para lucir una melena sana y bonita. En términos generales, podemos decir que el pelo está compuesto por una raíz y un tallo. Así, la parte del cabello que se halla en el interior del folículo piloso, sería la raíz, mientras que la parte que está a la vista, sería el tallo.

Estructura del pelo

El pelo está constituido principalmente por queratina (80%) y, en menor medida, agua (10%) y otros minerales. Siendo más precisos, es posible distinguir cuatro partes en la estructura del pelo:

1.- Folículo piloso. El folículo o bulbo piloso se localiza en la base de la raíz. Se trata de una pequeña bolsita ubicada bajo el cuero cabelludo y que envuelve la base de cada pelo.

2.- Músculo erector. El músculo erector es el responsable de que el vello se erice, por ejemplo, cuando sentimos frío o miedo.

3.- Tallo del cabello. La parte del cabello que se ve en la superficie se denomina tallo. A su vez, el pelo visible consta de tres componentes diferenciados: cutícula, corteza y médula. La cutícula es la capa más externa y su función es la de proteger la corteza del cabello. Por su parte, la corteza es la capa intermedia y se encarga de brindar elasticidad y fuerza al pelo. Finalmente, la médula es el núcleo del cabello y contiene queratina. Habitualmente, el cabello grueso posee más medula que el fino.

4.- Glándula sebácea. Su misión es lubricar el pelo para mantenerlo saludable y brillante, protegiéndolo de agresiones externas.

Los 3 elementos que definen el pelo

La estructura del pelo no se entiende sin hacer referencia a tres factores: la superficie, curvatura y diámetro. Vamos a ver estos elementos detenidamente:

1.- Superficie. Este primer aspecto se refiere a si el cabello conserva sus propiedades originales o ha sido tratado químicamente. En el momento en el que el pelo se somete a un proceso químico como el tinte, alisado o permanente, pierde su capa protectora y, por ende, la estructura del pelo cambia.

2.- Curvatura. La curvatura se relaciona con el grado de rizado de cada hebra del pelo.

3.- Diámetro. Una fibra capilar es considerada fina o gruesa atendiendo a su diámetro, independientemente de la cantidad de hebras que la persona posea. Así, hablaríamos de cabello fino si el diámetro es de 0,04 a 0,06 mm y de cabello grueso si es de 0,08 a 0,1 mm.

¿Conocías estos datos sobre tu cabello?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *